Cuando el servicio es gratuito, el producto eres tú

Posted by SixManagement in Actualidad, Sixtagram
1.- Guerra contra las cuentas falsas

Como suele ocurrir con las redes pertenecientes a Zuckerberg (facebook, instagram y whatsapp), cualquier modificación supuestamente justificada (de cara a la galería), persigue otros fines de dudosa legitimidad moral y legal, que siempre buscan llenar aún más las arcas de la corporación, en detrimento de la libertad de los usuarios. Al ser estas redes sociales un servicio “gratuito”, sus gestores pueden permitirse casi cualquier acción, por inadmisible que resultara en cualquier otro servicio contratado, sin tener que dar ninguna explicación ni ofrecer ningún canal de atención al cliente.

Amparándose en esta “guerra contra las cuentas falsas”, Instagram ha ido mucho más allá de lo que sería necesario y ha emprendido una “guerra sucia” contra los propios usuarios, reales y activos, de su comunidad. Ésta se basa en el bloqueo indiscriminado de las funciones básicas que les ofrece (follow, unfollow, like, comment…) cuando considera que se utilizan de forma “excesiva”, con el fin de hacer crecer su cuenta y su visibilidad. Estas estrategias de crecimiento orgánico (no mediante pago de promociones), las pueden ejecutar los propios usuarios manualmente, o contratando los servicios (como Sixtagram) totalmente lícitos, ofrecidos por distintas empresas y community managers para descargar a sus clientes de esta tediosa tarea diaria, la de mantener una actividad continua en tu cuenta.

Además, el argumento utilizado en el aviso que podemos observar  junto a estas líneas, (amenaza de desactivación de cuenta incluido) es el de crear confusión, sin distinguir entre la compra de seguidores o likes falsos y un servicio de crecimiento orgánico con seguidores y likes 100% auténticos.

[Lee nuestro artículo Bots Vs Automatización en Instagram, una confusión muy rentable para ampliar la información]

¿Por qué este ataque a la “población civil” de Instagram? muy sencillo: los servicios relacionados con la gestión y optimización de redes sociales se ha convertido de un tiempo a esta parte en un pastel mucho mayor de lo que imaginaban, gracias a que millones de cuentas personales están demandando estos servicios. El servicio de anuncios que ofrecen a los usuarios es aún muy deficiente e inadecuado para estas cuentas personales, e incluso para las cuentas corporativas, cuyas demandas de crecimiento orgánico siguen en auge. La solución la están ofreciendo múltiples empresas de forma efectiva, a base de desentrañar y entender el funcionamiento de su todopoderoso y opaco “algoritmo”.

Resumiendo, a la red social no le ha dado tiempo a hacer los deberes, y antes de dejar que el pastel se lo coman entre otros, ha preferido envenenarlo para nadie se lo coma.

 

2.- ¿Debo temer por mi cuenta?

No debes temer que tu cuenta sea desactivada por utilizar un servicio de crecimiento orgánico serio, como el ofrecido por Sixtagram. Salta a la vista que se están refiriendo a otros servicios que “juegan sucio” para conseguir seguidores o Me gusta, ¿cómo van a eliminar a los seguidores que has ganado día a día, y que te siguen y dan like porque les gusta tu perfil y sus contenidos?

Además, Sixtagram no es “una app” ni “un bot” para conseguir seguidores y likes. Es un servicio que aúna personal experto en redes sociales, estrategias personalizadas, análisis de resultados, automatización de tareas mecánicas… Nada que ver con lo que se están refiriendo ahí.

[Si has sufrido un bloqueo de la función follow o like en tu cuenta de instagram y no puedes seguir a nadie, lee nuestro artículo “Qué hacer ante los bloqueos de la función “seguir” o “follow” en Instagram”]

 

3.- La única forma de crecer

Mantener una actividad continua en tu cuenta es la única manera contemplada por el algoritmo de Instagram para hacerla crecer y darle visibilidad. Por supuesto, es fundamental la gestión de publicación de contenidos, atendiendo a su calidad, frecuencia, hora de publicación, hashtags utilizados, redacción del texto, etc… Pero la realidad es que puedes ser el Nº1 creando y gestionando contenidos durante 3 años, que no subirás de los 3.000 seguidores y tu engagement (likes y comments x post) se encuentre estancado en cifras muy bajas. Esto quiere decir que, aparte de publicar religiosamente, debes invertir entre 3h y 5h diarias interactuando desde tu cuenta para lograr cierta “inercia” que haga que el algoritmo de Instagram te vaya posicionando con mayor prioridad en el feed de tus seguidores y en los resultados de exploración de los que no te siguen.

Es totalmente lógico que exista una demanda de quienes quieren impulsar su cuenta y no disponen del tiempo para hacerlo, sobre todo personas y empresas para las que su cuenta de Instagram no es sólo un entretenimiento social, sino que está totalmente relacionada con su vida laboral. Ya sea a través de ventas, imagen o promoción de su negocio, o de su faceta pública / profesional en cuentas personales. La única alternativa que ofrece Instagram son los contenidos promocionados (anuncios), cuyos resultados están totalmente enfocados al ámbito comercial. Para promocionar un servicio, producto o evento, este tipo de promociones son 100% recomendables, pero no cubren las necesidades de los que quieren un crecimiento orgánico, y en algunos casos su uso se vuelve un tanto ridículo, como lo sería ver un anuncio (Instagram marca como”contenido promocionado” las publicaciones pagadas) de una modelo descansando en una playa con sus amigos, aunque a ella le interese promocionarlo por la marca del bikini o por ser un lugar emblemático… por poner un ejemplo.

 

4.- Gestión de redes sociales y estrategias de crecimiento – ¿Delito o negocio monopolizado?

Desde el momento en que es legal contratar a un community manager o una empresa que gestione tu cuenta, como tienen millones de usuarios actualmente, ¿por qué la actividad de una cuenta debe ser generada por el propio usuario? ¿Acaso todos los likes, follows, posts y comentarios de @beyoncé los realiza ella en persona? ¿Y los de @instagram los hace Zuckerberg? Evidentemente no.

Entonces, si no cabe duda de que se puede contratar la gestión de la cuenta a una o varias personas, ¿cuál sería la diferencia entre que haya una persona haciendo click cada 15 segundos, o que esa tarea esté automatizada, dentro de lo posible, y siguiendo una estrategia planificada? Esa estrategia puede consistir en seguir a todos los followers de un perfil de referencia para el tuyo, dar likes a posts que contengan ciertos hashtags, dar un mensaje de bienvenida a los nuevos followers, o dar un like a los comentarios que te hagan.

No hay un motivo lógico por el cual estas acciones deban realizarse manualmente, y mucho menos, para que deba ser el dueño de la cuenta quien las lleve a cabo.

El mayor problema es que Instagram nunca ha hecho públicas de forma clara y concreta sus políticas, ni los límites de uso que consideran apropiados, ni por supuesto, ha comunicado que fuera a haber un cambio en estos parámetros que han estado vigentes durante años. Sin embargo, sí que ha negado públicamente la existencia de “castigos” que se apliquen a los usuarios como reprimenda por sus acciones.

Sería muy impopular y quedarían en evidencia los motivos económicos si se supiera a ciencia cierta que las mayores redes sociales del mundo tratan a sus usuarios como a niños pequeños, que en vez de explicarles cuál es su marco de acción lícito se les aplican correctivos dignos de “colegio de curas”, y que la implementación de sus nuevas políticas se ejecuta en la sombra, sin previo aviso, ni posterior explicación más allá de la negación de que eso esté sucediendo ¿No os parece?

WhatsApp WhatsApp us